_MG_7478
_MG_7170
_MG_5462
_MG_7239

Una propuesta integral diferente, basada en principios bíblicos.

Misión

Brindar a los estudiantes una enseñanza de calidad, académica y espiritual, para que se conviertan en discípulos de Jesús y sean personas competentes y felices.

Visión

Ser una institución líder en educación cristiana, a nivel nacional, produciendo cambios en la sociedad uruguaya.

Más de 30 años de experiencia

0% De estudiantes promovidos
0+ Personal docente
0+ Estudiantes egresados
0 Años de experiencia

Enviar una solicitud de admisión

Novedades

Conozca nuestras últimas noticias, eventos y actividades

Suscríbete a nuestro boletín

Testimonios

De los padres de nuestros estudiantes

En el tiempo en que mi hijo mayor comenzó a concurrir al colegio, el sector de Inicial funcionaba en una casa aparte del local de primaria.
Estoy convencida que todo empezó con un empujoncito de Dios que me impulsó a llegar a aquella casa donde me llamaba la atención que entrara y salieran tantos niños. No tenía ningún cartel que los identificara así que fui a preguntar si era un jardín y me encontré que era del colegio. Bet-el , que hoy es para nosotros sinónimo de seguridad y confianza, es también enseñanza curricular y sobre todo enseñanza de valores. Agradezco a Dios haber llegado hasta allí y haber comenzado esa experiencia con Joan a sus cinco años y más tarde, sin dudar, con Facundo con meses de vida. Dejamos a nuestros hijos con la tranquilidad que, además de enseñarles, están muy bien cuidados, pero principalmente rodeados de cariño y amor, lo cual notamos en ellos. Y cabe destacar que, tanto para el equipo docente como para los docentes en general, en primer lugar está el alumno, el niño, y eso hoy por hoy es muy valorable , que a pesar de que parece algo lógico, no es lo que ocurre actualmente en nuestra sociedad.

Carolina Maciel - Madre de Joan y Facundo Clavijo

Testimonios de padres
2017-10-09T15:21:12+00:00

Carolina Maciel - Madre de Joan y Facundo Clavijo

En el tiempo en que mi hijo mayor comenzó a concurrir al colegio, el sector de Inicial funcionaba en una casa aparte del local de primaria. Estoy convencida que todo empezó con un empujoncito de Dios que me impulsó a llegar a aquella casa donde me llamaba la atención que entrara y salieran tantos niños. No tenía ningún cartel que los identificara así que fui a preguntar si era un jardín y me encontré que era del colegio. Bet-el , que hoy es para nosotros sinónimo de seguridad y confianza, es también enseñanza curricular y sobre todo enseñanza de valores. Agradezco a Dios haber llegado hasta allí y haber comenzado esa experiencia con Joan a sus cinco años y más tarde, sin dudar, con Facundo con meses de vida. Dejamos a nuestros hijos con la tranquilidad que, además de enseñarles, están muy bien cuidados, pero principalmente rodeados de cariño y amor, lo cual notamos en ellos. Y cabe destacar que, tanto para el equipo docente como para los docentes en general, en primer lugar está el alumno, el niño, y eso hoy por hoy es muy valorable , que a pesar de que parece algo lógico, no es lo que ocurre actualmente en nuestra sociedad.

Al principio es complicado pensar en que tenés que dejar a tu hijo durante unas cuantas horas en un lugar donde no se conoce con nadie. Pero es una decisión que se tiene que tomar, ya que como padres creemos que es un proceso necesario que lo va ayudar en su desarrollo personal. Verlo llorar los primeros días, casi sin consuelo nos hicieron dudar acerca de si estábamos haciendo bien. Pasada la primera semana no más, sentimos la enorme satisfacción de ver su cara de alegría al interactuar con otros niños y con su maestra que con amor y paciencia se ganó su confianza. Hoy notamos un gran crecimiento de nuestro hijo en todo sentido. Con su mamá estamos felices de haber decidido su inserción en Betel. Es un muy buen lugar para la educación de nuestro hijo.

Jonatan Leonides - Padre de Joaquin (3 años)

Testimonios de padres
2016-12-14T00:35:42+00:00

Jonatan Leonides - Padre de Joaquin (3 años)

Al principio es complicado pensar en que tenés que dejar a tu hijo durante unas cuantas horas en un lugar donde no se conoce con nadie. Pero es una decisión que se tiene que tomar, ya que como padres creemos que es un proceso necesario que lo va ayudar en su desarrollo personal. Verlo llorar los primeros días, casi sin consuelo nos hicieron dudar acerca de si estábamos haciendo bien. Pasada la primera semana no más, sentimos la enorme satisfacción de ver su cara de alegría al interactuar con otros niños y con su maestra que con amor y paciencia se ganó su confianza. Hoy notamos un gran crecimiento de nuestro hijo en todo sentido. Con su mamá estamos felices de haber decidido su inserción en Betel. Es un muy buen lugar para la educación de nuestro hijo.